jueves, 22 de mayo de 2008

UN DÍA MÁS...

Me gusta la primavera... los días llenos de luz, de largas horas dispuestas a rendirse a nuestros pies, a nuestros deseos... dispuestas a regalarnos algo extraordinario... en ocasiones, cuando las preocupaciones se sientan a mi lado, me hablan, me gritan, ahogan mis sueños, mis esperanzas y mi risa... rápido el tiempo me habla, me mira y me dice que todo es posible, que no hay nada ni nadie que pueda atenazar su paso, que tras la niebla, tras una tarde de lluvia, sale siempre robusto y generoso el arcoiris de la esperanza... la única enfermedad mortal de la que no se acaba nunca de morir... la esperanza...

Cuando dejemos de esperar, dejaremos de vivir... cuando nos rindamos a un presente gris y turbio, dejaremos de ser... cuando el virus de la desesperanza nos enmudezca no habrá mañana...

Quizá sea un poco cursi... pero me gusta la canción del musical "Annie", ésa que ha utilizado "Endesa" para su nuevo anuncio, aquel en el que una niña le dice a sus padres que quiere tener un hijo y que lo mejor de todo es que su hijo querrá tener otro hijo... me gusta esa canción... creo que es de ésas en las que la música te dice tanto... incluso más que la letra... Creo que es de ésas que sobrevivirían eternamente sin voz... porque la voz verdadera, la voz más intensa la pone aquel que la escucha, aquel que la hace suya y la siente y la vive...

"El sol brillará mañana,
¡Qué te apuestas tú a que mañana sale el sol!
Si piensas que habrá mañana
Todos tus problemas y tus dramas
Nada son...
Cuando el día es muy gris
O estoy muy triste
La cabeza levanto y digo así:
El sol ya saldrá mañana
Es mejor que espere hasta mañana
¡Dios dirá!
Mañana, mañana, te quiero mañana
Pues eres un día más...
... "

Nunca dejamos de ser niños... nos empeñamos en no serlo, en esconder la ingenuidad y la capacidad de sorpresa... craso error... No dejemos de ser niños, no dejemos de esperar, de sentir que algo maravilloso nos espera a la vuelta de la esquina... ése es el secreto... un secreto que nos pertenece a todos, aunque nos han enseñado erróneamente lo contrario... esperemos ese algo extraordinario y vendrá hasta nosotros con las manos abiertas...