martes, 17 de junio de 2008

UN UNIVERSO MARAVILLOSO LLENO DE GENTE MARAVILLOSA



La puerta del teatro se me abrió hace ya siete años. Aquel día (2 de diciembre) en aquel año (2001) no tenía conciencia de lo que ello iba a suponer para mí, en todos los aspectos. He de reconocer que no tenía una cultura teatral, que mis miradas al arte de Talía habían sido fugaces, que nunca, en definitiva, había parado mis ojos, mi mente, mi corazón en su rostro. Aquel 2 de diciembre cambió mi vida profesional y personal. Descubrí un mundo ilimitado, un universo repleto de palabras, de sensaciones, de pasiones que aún hoy sigo descubriendo, aprehendiendo y asimilando. Alguna vez me han dicho que mi forma de sentir y de vivir son muy "intensas", me gusta esa forma (aún cuando lo que se vive y se siente no es del todo bueno). Yo siento el teatro de forma intensa y quizá "ilusamente" lo contemplo, lo miro, lo amo y lo concibo como un universo maravilloso. En él están todas las respuestas a la vida, a nuestros problemas personales, sociales, existenciales, espirituales... él lo es todo, en él reside todo y lo que más me entristece es que muy pocas personas lo llegan a ver...
A veces quiero creer que este universo maravilloso está habitado por seres maravillosos, autores, directores, intérpretes apasionados, sensibles, con los que al hablar te hacen crecer como personas, como seres humanos... algunas veces ese deseo se ve cumplido... algunas veces tras una entrevista, una voz dentro de mí, me dice "éste es mi lugar, éste es mi camino, ésta es mi casa..." Otras veces no, pero ésas no cuentan... Hablar con Manuel de Blas, Josep María Pou, Juan Meseguer, Mercedes Lezcano, Carlos Álvarez-Nóvoa, Pep Cruz, Joan Crosas (he de reconocer que éste último, para mí, es punto y aparte... es especial...), Alejandra Torray... y muchos otros... ha sido un premio, un premio que te da el destino (si es que se cree en el destino) un premio que te da el mismo amor que sientes hacia aquello por lo que tanto luchas, por lo que tanto esperas, a lo que tanto das...
Ayer hablé con Rebeca Valls y una vez más descubrí a una persona llena de pasión, de amor, de ilusión por la interpretación, por el teatro, por los personajes a los que ha dado vida... no me pude resistir y se lo dije... después de esa entrevista, nuevamente, algo me dijo, me gritó casi: "Estás en el buen camino... y tu camino es el teatro..."