jueves, 16 de febrero de 2012

NO HAY MÁS SALIDA...

... No hay otra salida... Y por la que podría escapar tiene la puerta cerrada con llave...
... Sólo hay un agujerito, un agujerito por donde puede entrar una pequeña luz... Claro, que eso depende de mí... De cómo afronte esto... De cómo esté yo...
... Claro que también depende del tiempo, de su paso, de su devenir, de cómo pueda acostumbrarme a esto que de repente se ha instalado en mi vida... Espero acostumbrarme sin que ello menoscabe mi "estabilidad"... A la fuerza ahorcan, o eso dicen... Ojalá no pase por mi mente esa idea... (la de ahorcarme...)... Demasiadas veces...