sábado, 11 de febrero de 2012

...

No sé hasta qué punto es preferible callarse... No sé hasta qué punto es mejor esa opción a estallar y mandar a freír espárragos a alguien que se empeña en tocarte las narices, mientras te menosprecia...
... Porque tragarse el malestar no debe de ser muy saludable... Aunque si lo pienso bien, ¿de qué me hubiera servido estallar esta mañana?... De nada... Pero ahora mismo me siento mal... Ahora mismo venir aquí se ha convertido de nuevo en un suplicio... Ahora mismo... No sé...
... Y sé que obedecer a lo que el impulso me dicta sería negativo (para mí)... Pero el estado en presente que ahora mismo me acompaña tampoco es muy favorable...