jueves, 9 de febrero de 2012

...

... Hay veces que las circunstancias se tuercen de tal manera... Te agobian de tal manera... Te apremian de tal manera... Que, supongo, muy a su pesar te empujan hacia un ilusionante precipicio... Un precipicio igual al que en el cuadro de Gustav Klimt, amenaza a los amantes...