miércoles, 6 de agosto de 2008

AGOSTO EN MADRID...

Mientras el calor vuelve perezosos los deseos, lentas las ilusiones, insípidos los proyectos y húmedas las sonrisas... transcurre agosto... vestido de soledad, de quietud... envuelto en un paréntesis en el que parece que nunca pasa nada. Todo se ha parado. Nadie te responde al otro lado del teléfono. Las únicas palabras que osan situarse ante tus ojos son "Cerrado por vacaciones"... Eres tú la única que pasea por la ardiente calle de una ciudad, en alerta naranja, mientras el tiempo cae sobre ti como una losa, para detenerte, para apresarte, para quedarse en ti... Y mientras como si de una brisa alentadora se tratase, ese mismo tiempo, te susurra al oído: "Por fin vas a tener entre tus manos aquello que esperabas desde el mes de mayo... Por fin estarás en ese lugar y ante ese escenario... Por fin serás testigo de la última travesura de un determinado director francés... Por fin... " y la ilusión te abofetea cariñosamente la cara y dejas de sentir el calor, el agotamiento, el embotamiento de un mes en el que me he quedado sola...

A propósito, como ya sabréis sigo trabajando. Este mes de agosto hemos comenzado un programa veraniego que dirige Carmen González-Llanos y en el que estoy colaborando... mañana echaremos la vista atrás. Concretamente hacia los años 60. Hacia la Década Prodigiosa... musical y creativamente hablando. Me voy a ocupar de la música... Lógicamente no puede faltar el "La, la, la" de los Dinámicos, de Massiel y también un poco de Serrat. He pensado que la versión de Massiel es demasiado conocida, con lo que "pincharé" la de Serrat... He encontrado este vídeo que comparto con vosotros... Me gustan las canciones en catalán, me gusta el catalán... Y cómo no, me encanta Serrat...

video