viernes, 11 de julio de 2008

COMPLICARSE LA VIDA...

... Estamos aquí de paso, por un tiempo determinado... estamos aquí de prestado... vinimos sin nada, caminamos sin nada y nos iremos sin nada... no hay más... sólo nosotros y nuestra capacidad para vivir, para ser feliz, para absorber toda la luz que cae sobre nuestros ojos... sólo nosotros y nuestra capacidad para valorar lo importante, para desechar lo intrascendente, para ser sinceros y actuar en consecuencia, para no hacer de este trayecto el valle de lágrimas que antaño predicaban... pero no lo hacemos... damos vueltas y vueltas... de nuestros labios brotan articuladas mentiras... de nuestro ser emerge la necesidad de estar pegados a una forzosa relación cuando el pegamento nos hace daño, nos duele, nos enferma...
... La verdad... ¿tan difícil es decir la verdad?... ¿tan difícil es caminar sin dobleces, tan difícil es hablar claro, tan difícil es descubrir y gozar del blanco rostro del tiempo, de la edad, de la vida sin más...?
... A veces me asalta la sensación de que estar acompañado en esta vida es una lata... A veces digo que mi "estado civil" es ser libre como el viento... pero ni aún así... porque no nos permitimos ser libres, porque no queremos ser libres, porque nos da miedo ser libres... porque tememos que la verdad asuste a aquellos que están a nuestro lado... porque desconfiamos de aquellos que están a nuestro lado... porque desconfiamos de nosotros mismos...
... No sabemos vivir... y creemos que somos maestros en todas las ramas de la ciencia... No sabemos que "no sabemos" vivir... Pobres ilusos....

Tres minutos de felicidad... tres minutos en "un día feliz"... tan sencillo como eso...

2 comentarios:

Brígida dijo...

Bonito, pero..... como sabemos que algo o alguien es intrascendente para dejarlo ir.......?

Sofía dijo...

Si lo dejamos ir y vuelve, es que no es intrascendente.