sábado, 24 de noviembre de 2012

RABIA...

... No me gusta admitirlo, pero estoy llena de rabia y de impotencia y de rencor y de tristeza... No me gusta admitirlo porque eso me debilita, pero hacerlo es también dar un paso adelante...

... No me gusta admitirlo pero una de las muchas cosas que espero de la vida es la oportunidad de devolverle a todos y cada uno de aquellos que de una forma asquerosa e hipócrita me "regalaron" su "afecto", su "aprecio", su "valoración", su "cariño", su "consideración"... la misma actitud, la misma moneda, el mismo desprecio, la misma indiferencia, el mismo golpe en la cara... Y si por casualidad no me es dada esa oportunidad, espero que la vida no se olvide, que la vida lo haga, que la vida lo haga por mí, que la vida sea justa por una vez y me conceda el lujo de verlo... No para regocijarme, sino para comprobar que el rostro de este mundo es justo, que el rostro de esta existencia
no nos permite actuar hipócritamente, que el medio es más importante que el fin y que es cierto eso que dice:"Ten cuidado con lo que haces porque tarde o temprano te lo harán a ti"...

... No me gusta admitirlo, pero creo que no me lo merezco... que tales actitudes no me las merezco... como no me merezco determinadas bromas... Claro que a estas alturas, no voy a dejar de ser la "gilipoyas" que soy... Seguiré creyendo... Me las seguirán dando con queso...

... Aún así, espero... Una vez descubrí que el tiempo pone a cada uno en su lugar... Yo aún tengo tiempo... Y paciencia... Para verlo.