martes, 15 de noviembre de 2011

... SOBRE HAIR...




Escribe su director, Daniel Anglés:

"Muy de vez en cuando, aparece un musical que lo cambia todo. Un musical que marca un antes y un después en la historia de Broadway y trasciende más allá de los escenarios. Un musical que define una generación, un colectivo y una época, hasta el punto de llegar a ser un símbolo.
Muy de vez en cuando, hay canciones que se clavan dentro de ti desde la primera vez que las escuchas. Hay historias que resuenan profundamente en tu corazón y noches de teatro que se graban en tu memoria para siempre.
Hair tiene este poder, esta magia, esta fuerza... Y nos hemos dejado llevar, siendo conscientes de que éste no es un musical más. Hair nos lo ha pedido todo y se lo hemos dado, sin filtro. Y eso nos ha hecho sentir libres, vivos, frágiles y poderosos.
Muy de vez en cuando, te dejas llevar sin miedo. Sueltas las riendas del caballo que maraca el paso de tu vida. Le miras a los ojos y dejas que el mundo te sorprenda. Así he entendido este espectáculo y así hemos trabajado en él: Abriendo el alma. Y dejando un trozo de cada uno de nosotros en el escenario para daros la bienvenida a nuestra particular era de Acuario. Y ahora... que brillen las luciérnagas,¡Y a volar!..."

... Yo no podría expresarlo mejor... Y es cierto, sólo muy de vez en cuando nos dejamos llevar sin miedo, soltamos las riendas del caballo que marca el transcurso de nuestra vida, lo miramos a los ojos y dejamos que el mundo nos sorprenda...
... Siempre me ha atraído esa época, esa filosofía, esa forma de vida, esa libertad... ese "lo que pudo haber sido y se quedó sin ser".... Abrí el alma... Y descubrí que siempre estuvo abierta (lo que ocurre es que no siempre hace sol...)

Ésta es una de las canciones de Hair, Qué sencillo es. La canta Sheila (en Madrid, interpretada por Lucía Jiménez, aunque la voz, en este caso es de Julia Möller, que hizo ese papel en Barcelona)