miércoles, 30 de noviembre de 2011

... DIEZ AÑOS...

... Hoy, nuevamente, doy gracias a la herida y al dolor que causó esa herida... Sin ellos, esta década no habría existido.



... Con el tiempo, llegas a descubrir que hasta la herida más dolorosa puede ser una de esas cosas que hacen que la vida valga la pena...