viernes, 25 de noviembre de 2011

25 de noviembre... "... Si te vas, te busco y te mato..."

"...Tal vez cien mil hombres, sólo hombres, nada más que hombres manifestándose en las calles, mientras las mujeres, en las aceras, les lanzan flores, podría ser la señal que la sociedad necesita para combatir, desde su seno y sin demora, esta vergüenza insoportable. Y para que la violencia de género, con resultado de muerte o no, pase a ser uno de los primeros dolores y preocupaciones de los ciudadanos. Es un sueño, es un deber.
Puede no ser una utopía."

(José Saramago)

... Porque quizá pueda no ser una utopía...



... A propósito, estos días, en la Sala Pequeña del Teatro Español, podemos ver una obra escrita por Rafael Herrero, llamada "No me hagas daño". No creo en las casualidades, pero lo cierto es que las circunstancias han hecho que precisamente hoy hable con él del texto, de las preguntas que lanza, que nos lanza... que hace, se hace y nos hacemos...
... Él dice que la obra acaba abrazada a la esperanza... Yo no lo siento así, pero como me gustan las utopías me envuelvo en el texto de José Saramago... Aunque aún me persiguen los ecos de la espeluznante frase que Raúl, (el maltratador de Luisa) le dice, muy sereno, muy tranquilo... sabiendo muy bien lo que dice, cómo lo dice y a quién se lo dice... "Si te vas, te busco y te mato..."... Y Luisa, como tantas Luisas, abraza a su querido maltratador, lo tranquiliza y le promete que nunca más volverá a marcharse de su casa...



... Porque hay muchas formas de maltrato... Porque la primera huella de un maltrato viene dada por una conducta común, una conducta socialmente aceptada... La conducta machista.