miércoles, 14 de agosto de 2013

... Y seguimos...

... Y seguimos descontando... y seguimos viviendo... y seguimos aprendiendo que nada es importante... nada material es importante...
... No sé cuándo lo he asimilado, porque siempre he tenido la manía de guardarlo todo, libros, discos, apuntes... y de repente tengo la seguridad de que nada importa y que cuanto menos acumulemos más sencilla será nuestra vida y también más fácil la tarea de limpiar, y eso es vital. cuanto menos acumulemos, mejor...
... Al fin y al cabo, todo se quedará aquí... con lo que la conclusión es clara. Lo importante es lo que sentimos, lo que sentimos al vivir, al compartir nuestro tiempo, al charlar amistosamente, al amar sin condiciones... Y no al comprar y guardar y guardar y guardar...
... A veces pienso que, en algún lugar, mi madre estará pensando: "he tenido que morirme para que aprendas esto"... En fin, nunca es tarde para aprender...
... Y sigo viviendo, descontando días, descontando apuros, descontando agobios, descontando tristezas... descontando facturas... Sigo en pie...