martes, 2 de octubre de 2012

Las mujeres de verdad tienen curvas...

Hoy ha comenzado el taller de cine "Mujer e igualdad" que se imparte en la Casa de la Mujer de Getafe.
La primera película que se ha proyectado ha sido "Las mujeres de verdad tienen curvas". Hace seis años vi la obra de teatro, no me gustó demasiado, no entendí el porqué del título, salvo que todas las protagonistas estaban rellenitas o más que eso... En cambio la película es otra cosa. Es más social, se adentra de lleno en la problemática generacional madre e hija, en la diferencia cultural, en el machismo intrínseco de una madre que no puede aceptar que la meta de su hija sea ir a la mejor universidad de Estados Unidos y no casarse con un hombre adinerado y tener hijos. Una madre que no hace más que recordarle a su hija que está gorda, que es fea, que no es deseable y que es una puta por no haber mantenido intacta su virginidad. Una madre que no es una mala madre pues al fin y al cabo no hace más que aplicar aquello que ha aprendido, aquello que ha sufrido, aquello que mantiene con los ojos cerrados sin plantearse algo diferente, como que por una vez sean sus hijos los que se hagan la comida o pongan la mesa...
Ana es la protagonista. Tiene 18 años. Es inteligente. Quiere ir a la universidad. Se ha enamorado y para ver al chico que le gusta, encuentra la complicidad en su abuelo. Ana descubrirá sin pretenderlo el duro trabajo de su hermana, de 29 años y según su madre, muy mayor para casarse ya... La explotación que ha de sufrir su hermana, su propia madre para sobrevivir... Ana no quiere eso para ella y a pesar de los obstáculos, del chantaje emocional al que la madre la somete, logrará ir a Nueva York y hacer su sueño realidad.
¿Por qué el título? Es una interpretación personal no sé si será ésa la intención de la autora. Creo que en esa afirmación "las mujeres de verdad" se refiere a las mujeres con las que nos podemos identificar, las mujeres que han de soportar las trabas del día a día, de una realidad no siempre acogedora, las mujeres que luchan por ser quienes son, las mujeres que sufren, que son felices, que logran sus sueños, que no los logran... En cambio las mujeres o actrices que visten la talla 38 protagonizan a menudo películas insulsas, románticas (que siempre acaban bien), películas que nos alejan de la realidad... Esas mujeres no son reales, esos personajes no son reales, no podemos identificarnos con ellas... querríamos, claro, ser ellas, pero no podemos aplicar la realidad que se refleja en esas películas a nuestra propia realidad...
Creo que por ahí va el título "Las mujeres de verdad tienen curvas". Mujeres como cualquiera de nosotras. Imperfectas ¿Quién es perfecto?. Con problemas, con indecisiones, con aspiraciones... Mujeres que a pesar de los chantajes se descubren hermosas, porque hermosos son sus sueños y hermosas las armas con los que hacerlos realidad. La fuerza, la autoestima y la razón. Ésta última es el arma incontestable: La razón.