jueves, 31 de diciembre de 2009

... LO QUE SE VA...

... No se marcha un año... no se marcha el dolor... no se marchan los días... no se marcha un verano, un invierno, un amor... Es el tiempo el que pasa su invisible mano por nuestro rostro y nos deja más ausentes, más huérfanos, más solos, más viejos...

... No se van 365 días... se va la vida encuadrada en años, meses, semanas... Se va el presente conjugado en un efímero futuro que sólo contemplamos cuando la última letra del ahora, descansa a nuestro lado para vestirse nuevamente de pasado...

... No me gusta despedir un año... porque en cierto modo, me despido de mí misma... y es como si de repente cobrara conciencia de que vivir es despedirse... de que caminar por los días y por las noches es decir adiós a cada paso, decir adiós en cada saludo, decir adiós en cada acción...

... No voy a ser como todo el mundo, al menos todo el mundo que me rodea. No voy a decir que este año ha sido aciago, que ha sido fatal... porque desde el momento en el que estoy sentada frente al ordenador, desde el momento en el que esta noche tendré a mi madre al lado, desde el momento en el que he sobrevivido a las mentiras, el cinismo ajeno, al compañero que malmete, que espía, que hace daño... puedo decir que he vencido.
Vivir, seguir viva, es vencer... como decía La Gaviota de Chejov: "Lo que cuenta es resistir".

... Esta noche estaré contenta porque sigo, seguimos, resistiendo.