sábado, 4 de julio de 2009

... SOBREVIVIENTES...

... Escuchaba ayer que no es necesario buscar milagros o grandes hazañas para encontrar héroes, supervivientes de una catástrofe que buscan la vida en otros ojos sin saber que ésta se halla en la luminosa tonalidad de los suyos...
... Lo decía Juan José Millás... lo decía hundiendo sus argumentos en la cotidianidad, en la rutina... en la heroicidad de abrir los ojos y mantenerlos expectantes día a día a pesar del dolor... a pesar del aburimiento... a pesar del cansancio... a pesar de la bruma... a pesar de las lágrimas... a pesar de nosotros mismos...
... Lo decía Juan José Millás... y pensé que vivir en sí mismo es ya una heroicidad...
... porque a pesar de que no nos enseñaron a descubrir el dulce sabor del día a día, tenemos fuerzas para extraer de ellos ese aroma... porque a pesar de que no nos dijeron qué sendero era el más llano, el más fácil de atravesar, el más agradecido, continuamos caminando... pisando piedras, hundiéndonos en el fango de la tristeza, cayendo en el pozo de las mentiras y miserias...
...y continuamos caminando... paso a paso... renaciendo de nuestras cenizas... iniciando un nuevo vuelo... hacia una meta que aún desconocemos y sabemos nuestra y luminosa...
... porque a pesar del desengaño continuamos mintiéndonos en la alegría, en la esperanza, en la bondad ajena, en unas palabras que percibimos huecas y llenamos de ternura...
... Porque a pesar de que la lucha está perdida de antemano somos lo suficientemente grandes como para entrar en el ring y entregarnos al otro sin más armas que nuestra humanidad íntegramente herida...
... Porque a pesar de la derrota somos lo suficientemente honestos como para encontrar el triunfo en la experiencia y en el camino recorrido...
... Vivir es propio de héroes... todos somos héroes... premiémonos con el intento... premiémonos con la vida... vivamos y conjuguemos este verbo en la eternidad de la que somos dueños...