domingo, 3 de febrero de 2013

... de realidades comprendidas...

Supongo que nunca se puede comprender del todo, porque cada realidad es diferente... Cada circunstancia varía... Cada presente es vivido de un modo.
Supongo que nunca se puede comprender completamente, porque cada persona es un mundo y cada cual vive como puede, afronta su verdad como le dejan, y se adapta o no, según haya aprendido a lo largo de sus días.
Aunque una realidad se parezca mucho a otra, es distinta. Los entornos son distintos, las influencias son distintas, las personalidades son distintas y aún así podemos "entender" muchas de las cosas que anteriormente calificábamos de "raras", "extrañas" o presas de algo que no acabábamos de acomodar en nuestro pensamiento. 
La verdad es que a mí me resulta relativamente fácil comprender... Quizá porque mi vida no ha gozado de ese adjetivo... Quizá porque no me gusta que opine sobre ella quien no sabe de la misa la mitad... O quizá porque cuando sobrevives, siempre guardas cierta dosis de flexibilidad o de apertura para aquellos que la merecen...
Mi realidad puede parecerse un poco a la tuya, con la diferencia importante de que yo no la he vivido como "cónyuge"... Pero eso debería estar en otro capítulo... que hoy por hoy, no quiero escribir.