miércoles, 30 de enero de 2013

... De los trabajos que se hacen por la patilla...

Ayer hablaba con una amiga... Y descubría con tristeza que ese ámbito en el que desde hace más de diez años he sido constante ya no me hace vibrar... ya no me "apasiona"... ya no siento la necesidad de adentrarme en él... ya no me impulsa hacia la vida, como lo hizo desde que descubrí su esencia.
Supongo que las prioridades han cambiado y no hablo de mi salud, que paradójicamente, ahora es lo que menos me preocupa, quizá porque voy por el buen camino y éste se ha encauzado... Ahora mi prioridad es un trabajo remunerado, de lo que sea, como sea...
... Ya no me estimula un folio en blanco y una obra de teatro por comentar... Ya no me "excita" una cartelera  teatral repleta de títulos novedosos... Ya no me interesa un escenario vacío y un elenco magistral... No me interesan porque mi trabajo no les interesa a ellos... Yo no les intereso a ellos... Aunque, esto es incorrecto... Quizá lo que está mal hecho o mal practicado es eso de trabajar gratis, comentar gratis, escribir gratis, hacer una revista gratis, colaborar gratis... con la excusa de que la cultura lo vale... Yo también lo valgo y gratis no vivo, gratis no como, gratis ni existo...
Yo he escrito gratis y escribo gratis. Yo he colaborado gratis en revistas... lo reconozco y desde aquí denuncio esa práctica, que nos pone a la altura del betún.
Ahora, lamentablemente ahora, me acuso... Y denuncio...
No me apasiona escribir sobre teatro... Porque para ello tengo que vivir, para ir al teatro tengo que pagar un tren, a veces un metro... Y eso, sin un sueldo, por muy pequeño que sea... es complicado.