lunes, 31 de agosto de 2009

31 AGOSTO...

... Huyen los días rápidos, sin mirarnos, sin dejar en nuestras manos su tacto suave y delicado...

... Huye el tiempo de un presente que sólo es cuando decidimos no pensar...

... Es entonces cuando echamos la vista hacia el pasado y una vez más la melancolía nos atrapa y nos preguntamos el por qué de una preocupación que no hace más que ralentizar nuestro paso y nuestra felicidad...