viernes, 10 de septiembre de 2010

SERRAT...


Fue un sueño desde que a los 14 años me visitaron sus canciones... Sus bellas letras repletas de poesía y compromiso... Su imagen de hombre bueno, coherente, sencillo y asequible...
Fue un sueño que contemplaba desde la distancia, siendo consciente de que difícilmente podría entrar en él para vivir en directo un momento común, la magia plural de una melodía, de dos horas intensas de música y complicidad...
Fue un sueño... Sigue siendo un sueño... Sólo que ahora tiene fecha, hora y lugar.
Seré una de las muchas personas que uno de los diez días que Joan Manuel Serrat visite la capital... Podrá verlo, escucharlo, sentirlo en directo...