domingo, 21 de marzo de 2010

POESÍA...



... Siempre me ha gustado este poema de Gabriel Celaya, desde la primera vez que lo leí... Años después se lo escuché, en un homenaje, a Adolfo Marsillach. Era en Leganés, una grabación... y se me quedó en la memoria su forma de decir, de remarcar cada verso, la intención con la que pronunciaba cada palabra... Hoy lo he buscado a través de internet... pero no está... cómo me gustaría escuchar de nuevo los versos de Gabriel Celaya en la voz de Adolfo Marsillach...

... Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse...

2 comentarios:

Trecce dijo...

Me siento un ingeniero del verso y un obrero...
Grande Celaya.

DanteBertini dijo...

go hasta aquí atraída por tu buen gusto...dejarse abrazar por el Peck!

Celaya era un señor entrañable.