domingo, 4 de octubre de 2009

... ÉRASE UNA VOZ EN AMÉRICA...




Tu canto rompió las mazmorras del espanto
enclavada rosa americana, prólogo de la libertad
acequia andina, resistencia celeste.

Viniste con el viento, clandestina, poderosa,
Negra querida de los cañaverales
subimos por tu voz de alondras a vivir la epopeya de Alfonsina.

Lloramos remecidos por tu Ronda, esfumaste la pena, todo cambia
te empinaste liviana en tu galaxia, planeta rebelde

Desde la Argentina trizada por la muerte, flamearon tus pañuelos
Cantora de los mates, fulgurante mariposa de la selva tucumana,

Te vas con Violeta en dúo de amapolas
Gracias a la Vida, Gracias a la Vida, tú nos diste tanto

Mercedes ve tranquila, el Padre bailará con tu voz estremecida
y nosotros quedaremos aplaudiendo, aplaudiendo, agradecidos.

(Hernán Narbona)

2 comentarios:

Princesa Chapellina dijo...

Vivirá por siempre!

juan ballester dijo...

Viendo el goteo constante de personajes ilustres que desaparecen físicamente de este mundo, tiene uno una extraña sensación de tener abierta una herida en el costado que nos va desangrando... Es espantoso contar la de mitos vivientes que se van yendo cada año... Mercedes Sosa, Ayala, Benedetti, López Vázquez (y cito solo de memoria algunos de los que se fueron este mismo año). Afortunadamente quedan muchísimos más, pero la sensación es que cada día nos quedamos huérfanos de otro pedacito de alma, de otro trocito de infancia o adolescencia.
Descanse en paz Mercedes Sosa, una gran mujer, una gran artista y una gran luchadora.