jueves, 6 de octubre de 2011

LA DUQUESA Y LAS BARBARIDADES...

A lo largo de la historia ha sido más que patente la doble moral practicada por la aristocracia, por la nobleza.
La "adorada" Duquesa de Alba no iba a ser menos; ¡cómo esta señora que durante toda su vida ha hecho lo que le ha dado la gana (ya podrá) iba a sustraerse a la atractiva posibilidad de decir, predicar, ordenar... Una cosa, para posteriormente "hacer de su capa un sayo"!
Esta semana (la semana de su tercera boda) el diario La Razón publicaba una entrevista en la que se destacaba la siguiente afirmación: "Soy Católica, Antidivorcio y Antiaborto."
Esto no tendría ninguna importancia si la conducta de esa señora no ofreciese ejemplos claros de incoherencia y de la sempiterna hipocresía que envuelve a esta clase repleta de privilegios; privilegios que de la forma más cafre seguimos admitiendo, alimentando y aplaudiendo.
Duquesa, me parece muy bien que usted se declare Católica, Antidivorcio, Antiaborto y "Anti todas estas barbaridades" (palabras textuales)... pero declárese también "Antiadulterio" y "enemiga de la bárbara afición por convertir en indefensos cervatillos a sus maridos"... ¿no?

--- Por cierto, lo del "antidivorcio" se podía comprender hace siglos, cuando la esperanza de vida era de 30 a 40 años... Pero en la actualidad, cuando "una" puede llegar a los 85... ¡¡Viva la modernidad de la Casa de Alba!!---